Núria Risco 

Optometría y terapia visual

Fototerapia Optométrica Syntonics

La fototerapia optométrica Syntonics es el tratamiento optométrico que utiliza la aplicación de la luz mediante filtros de color con unas frecuencias específicas.

Esta terapia estimula la bioquímica del cerebro a través del sistema visual para la conexión de la retina con centros cerebrales como el hipotálamo, el sistema nervioso autónomo (simpático y parasimpático y la glándula pineal).

El Dr. Spitler descubrió que muchos problemas visuales son debidos a desequilibrios entre el sistema nervioso y el sistema endocrino.

Estudios clínicos posteriores han confirmado que una gran cantidad de niños con problemas de aprendizaje tienen reducida la sensibilidad de su visión periférica. Se ha demostrado que después de la fototerapia se mejora considerablemente la conciencia periférica, así como las capacidades visuales, el comportamiento, el estado anímico, el rendimiento en general y los resultados académicos.

fototerapia syntonics

Hoy en día, la fototerapia Syntonic se utiliza con mucho éxito para ayudar a tratar las siguientes disfunciones:

  • estrabismos
  • ambliopía
  • visión doble
  • problemas binoculares y acomodativos
  • visión borrosa e inestable
  • fatiga visual
  • problemas de aprendizaje. mecánica y comprensión lectora
  • efectos secundarios al estrés
  • problemas visuales secundario al daño cerebral
  • déficit de atención visual
  • fatiga emocional
En los últimos años Syntonics ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de problemas visuales secundarios y en lesiones o daños cerebrales, como por ejemplo, visión doble, desviaciones y desajustes espaciales.
fototerapia syntonics

¿Cómo se realiza?

Inicialmente se realiza un estudio en el que se incluye un examen optométrico completo, un examen del campo visual funcional para valorar el equilibrio del sistema visual focal (enfoque o acomodación) y del sistema visual periférico (sistema binocular) y un examen exhaustivo de la respuesta pupilar.

En función del resultado de los exámenes y de los síntomas del paciente, se decide el protocolo de tratamiento personalizado para cada caso, por ejemplo, la elección de los filtros de color con las frecuencias adecuadas. 

Posteriormente, se realiza la terapia con un aparato que envía la frecuencia de luz a los ojos. Tras un número de sesiones estipuladas, finalmente se valoran los resultados obtenidos.