Tel. 654147737

Núria Risco 

Optometría y terapia visual

Lateralidad

Podemos definir la lateralidad como la consecuencia de la distribución de funciones que se establece entre los dos hemisferios cerebrales. De dicha distribución depende la utilización preferente de un lado o el otro del cuerpo (derecho o izquierdo) para ejecutar determinadas respuestas o acciones. 


Tipos de dominancia y lateralidad

Hablamos de lateralidad homogénea cuando mano, pie, ojo y oído ofrecen una dominancia en el mismo lado, ya sea en el lado derecho (diestro) o izquierdo (zurdo). 

Estamos ante una lateralidad cruzada cuando existe una lateralidad distinta de la manual para pies, ojos u oídos (por ejemplo, mano derecha dominante con dominio del ojo izquierdo). En estos casos también se habla de «asimetría funcional».

La lateralidad cruzada mano-ojo, ha sido una de las más estudiadas y con frecuencia es sinónimo de problemas en el aprendizaje, en especial, en los procesos de lectura y escritura. 

En ocasiones se utiliza el concepto de lateralidad contrariada para expresar que el niño ha invertido en algún o algunos miembros su tendencia natural (por ejemplo, niño zurdo al que han forzado a aprender a escribir con la derecha).

Hay también otras posibilidades como la denominada lateralidad mixta que se utiliza para designar a aquellos individuos que presentan heterogeneidad en alguna o todas las lateralidades (por ejemplo, algunas actividades se realizan con una mano y otras con la contraria), también el ambidextrismo que señala a aquellos sujetos que son igualmente hábiles con cualquiera de las dos partes del cuerpo (derecha-izquierda) para efectuar algunas actividades.

Diferentes estudios efectuados comparando el porcentaje de disléxicos de la población general con el porcentaje en grupos de zurdos manuales, de individuos con lateralidad cruzada o de zurdos de la mirada, dan como resultado un mayor porcentaje en estos grupos que en el de la población normal. 
Es a partir de la educación primaria cuando el niño con una lateralidad mal establecida puede presentar dificultades específicas en el aprendizaje. 

Síntomas por problemas de lateralidad

  • Dificultad en la automatización de la lectura, escritura y cálculo
  • Inversiones en la lectura y en la escritura de números y letras
  • Errores al leer
  • Sustituciones de unas letras por otras 
  • Baja velocidad y comprensión lectora. Se cansa al leer
  • Rechaza leer y escribir
  • Dificultades con los conceptos básicos matemáticos 
  • Desorientación espacial y temporal 
  • Torpeza motriz y de ritmo 
  • Les cuesta mantener la atención y estar sentados

Como consecuencia, el aprendizaje escolar se ve muy afectado; sin olvidar el aspecto emocional. Se convierten en niños desmotivados y con poco interés en las actividades escolares debido a sus problemas de atención y concentración. Su autoestima suele ser muy baja. 

Volver al menú general de Desarrollo motor