Tel. 654147737

Núria Risco 

Optometría y terapia visual

Reflejos primitivos

Todos los bebés nacen con una serie de movimientos instintivos que realizan como respuesta a diferentes estímulos sensoriales. La ausencia de estos reflejos indica algún problema neurológico y funcional del niño


Los reflejos primitivos son todos aquellos movimientos involuntarios que responden a un estímulo sensorial con los que nacen los bebés. La presencia y la fuerza de un reflejo es un indicador importante del desarrollo neurológico y funcional del niño. Por esta razón, a los recién nacidos se les evalúa esta respuesta muscular involuntaria. Estos reflejos infantiles deberían integrarse a medida que el niño madura, aunque algunos se conservan más allá de la edad normal de integración. 

 La presencia de reflejos primitivos residuales, después de la edad de integración, es indicativa de inmadurez del sistema nervioso y afectan al desarrollo motor; pueden verse afectadas las habilidades motoras gruesas y finas, la visión, el habla, la percepción sensorial y el desarrollo cognitivo y emocional.

Cuando dos o más reflejos primitivos están presentes en el niño o adulto nos podemos encontrar los siguientes síntomas:

  • dificultades de aprendizaje como la lectura y la escritura
  • problemas de organización
  • problemas de atención y concentración
  • dificultad para controlar el movimiento impulsivo
  • coordinación ojo-mano pobre
  • falta de equilibrio
  • coordinación pobre
  • malas posturas
  • hipotónico o hipertónico
  • problemas de lateralidad, dificultad para realizar movimientos cruzados
  • lenguaje pobre y tardío
  • hiperactividad, hipoactividad
  • hipersensibilidad a la luz, al tacto, a estímulos visuales o de movimiento
  • enuresis y problemas para controlar esfínteres
  •  muy tímido o demasiado impulsivo

Volver al menú general de Desarrollo motor