Estrabismo

El estrabismo es la condición ocular en que uno de los dos ojos se mantiene desviado. Puede ser que lo haga de forma constante o intermitente y que estéticamente se pueda apreciar más o menos en cualquiera de las direcciones: lateralmente (hacia dentro o hacia fuera), verticalmente (observamos un ojo más alto que otro) o la combinación de ambas.

El ojo desviado normalmente se suprime si la aparición del estrabismo ha sido a edad temprana. Sin embargo, si es adquirido de más mayor puede ocasionar visión doble.

Cuando el estrabismo es constante y aparece durante el desarrollo, no suele dar síntomas aparentes, ya que el ojo desviado suele ser suprimido por el cerebro y el niño se adapta a esta condición.

En ocasiones, la desviación aparece de forma intermitente y el cerebro no suprime la visión del ojo desviado ocasionando visión doble, dolores de cabeza, mareos, etc.

Los niños con problemas de estrabismos suelen tener dificultades en aquellos deportes que requieren mayores destrezas en coordinación ojo-mano o control del espacio (baloncesto, fútbol, tenis, etc.), ya que no han desarrollado una visión en profundidad o visión en tres dimensiones.

 

El orígen del estrabismo no suele ser muscular. Lo que sucede es que el cerebro no ha aprendido a alienar los ojos. Por tanto es un problema de control muscular.

Con la terapia visual  enseñamos al cerebro a coordinar ambos ojos. El pronóstico varía mucho con el tipo de estrabismo y con la edad.

La detección precoz es fundamental para la obtención de buenos resultados en el tratamiento del caso.

Se debería hacer una evaluación visual a los seis meses de edad para poder detectar a tiempo estos problemas, valorar como se está desarrollando la visión binocular y otra a los cinco años, antes de que el niño empiece en el cole con la lecto-escritura, para asegurarnos que todas las habilidades visuales implicadas en este proceso están preparadas para un correcto aprendizaje.

Un paciente con estrabismo requiere una evaluación exhaustiva realizada por un profesional calificado y experimentado.

En nuestro centro realizamos un estudio exhaustivo, una evaluación donde no puede faltar la evaluación del sistema binocular en profundidad, de lejos y de cerca. Normalmente lo único que se evalúa es la agudeza visual. Gracias a nuestro estudio podemos saber dónde está realmente el problema y como poder ayudarle.

Intervención optométrica

Un porcentaje muy pequeño (5%) de personas con estrabismo tienen problemas en los músculos, la mayoría de los estrabismos son el resultado de un pobre control neuromuscular del movimiento del ojo.

Hoy en día hay diferentes técnicas para abordar un estrabismo como son la cirugía, prismas compensatorios, toxina botulínica y terapia visual.

Gracias a la plasticidad cerebral no existe límite de edad para abordar el estrabismo, dicho esto hay que puntualizar que hay un periodo llamado periodo sensitivo que es aproximadamente hasta los ocho años donde nuestro sistema está más abierto y es mas fácil la recuperación del estrabismo, pero no significa que no se pueda recuperar en los años posteriores; simplemente la capacidad de entrada de información y la facilidad neuronal serán menores y puede que necesite más tiempo para obtener los mismos resultados.

En nuestro abordamos los estrabismos desde el desarrollo, realizando sesiones semanales de terapia visual individualizada de una hora de duración, donde potenciamos y trabajamos para que el paciente sepa cómo tiene que utilizar sus ojos de forma binocular y comience a sentir el espacio de forma diferente. Así mejorar algo estético, sus ojos están derechos y también su forma de vida al poder ver la vida en 3D, sin límite de edad.

Si has observado que tu hijo desvia un ojo, aunque sea de forma ocasional, no dudes en consultarnos. Recuerda que un diagnóstico precoz facilita el tratamiento. Si observas que tu hijo desvía un ojo, no dudes en consultarnos.