visión y traumatismos

En este apartado valoramos las secuelas visuales y neurológicas que pueden producirse debido a un accidente cerebral, como por ejemplo, un ictus, un golpe en la cabeza, un accidente de coche o cualquier alteración que haya podido sufrir el cerebro. 

Muchas veces pueden aparecer síntomas de lesiones que sucedieron hace tiempo, y que nos dejaron pequeñas secuelas que se han ido agravando en el tiempo. Sabemos que algo no va bien, pero nadie sabe decirnos lo que nos pasa.

Después de sufrir un traumatismo craneoencefálico muchas de las funciones vitales básicas se pueden ver alteradas como por ejemplo caminar, hablar, etc. Cuando las habilidades motoras fallan se ve rápidamente. Otra cosa distinta es cuando una habilidad sensorial se altera como es la visión.

Los daños a nivel visual pueden ser:

  • Desequilibrio entre la visión central y la visión periférica

  • Pérdidas del campo visual

  • Ambliopia

  • Estrabismo

  • Visión doble o visión desdoblada

  • Problemas de enfoque.

Intervención Optométrica

Estos son algunos de los signos que podrían padecer después de sufrir un traumatismo:

 

– Mareos.
– Inestabilidad.
– Migrañas.
– Visión doble.
– Visión borrosa.
– Sensibilidad a la luz.
– Perdida de contraste en los colores.
– Perdida del campo visual.
– Dificultad de concentración.
– Problemas de lectura.
– Juicio espacial/percepción de profundidad reducidos.
– Dolores de cuello al realizar postura de cabeza anómalas para poder ver bien.

Si padece algunos o varios de estos síntomas después de un traumatismo no dude en consultarnos